1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
La vida de una princesa

La vida de una princesa

Como toda princesa es bastante vanidosa pero sin perder ese toque de humildad como lo tienen todos en al realiza, cada año tiene previsto donar sus ropas a las personas más necesitadas, no directamente las dona, más bien se hacen subastas de los atuendos reales y todo lo recaudado va a parar para sus fundaciones con fines humanitarios y altruistas.

La vida de una princesa

Una realidad a la que no podemos escapar:

Muy poca gente tiene en cuenta a los demás, al resto del mundo que no tiene calzados, vestimenta y muchas veces comida. Es de vital importancia también que los gobiernos trabajen arduamente para erradicar de manera eficaz la pobreza extrema.

La asistencia.

El mayor porcentaje de la población el los países en vías de desarrollo son de escasos recursos, cada año son victimas del mismo flagelo, como ser inundaciones, dengue y enfermedades respiratorias graves. Por lo que las fundaciones toman un papel importante haciendo de nexo muchas veces con organismos del estado para asistir a la gente carenciada.

Es mejor enseñar a pesca:

Todos estamos de acuerdo en que se debe asistir a las personas cuando hay una gran necesidad, pero no estamos de acuerdo con el asistencialismo. Como comunicadores es nuestro deber hablar de cosas que nos pueden guiar en la vida y dejar claras enseñanzas de ciudadanía virtuosa.

Deja un comentario